Gaviota que pasa

Gaviota que pasa Jesus Morillo
Foto suministrada por la autora

Jesús llegó a mi vida en enero. Fuimos los últimos acogidos por un grupo de teatro que aunque estaba completo, nos abrazó desde el saludo. Con 66 años apenas perceptibles tras sus gafas azules, y un entusiasmo contagioso, este hombre luminoso hacía la revolución con abrazos y animaba el grupo de Whatsapp con mensajes cariñosos, invitaciones a eventos culturales y recomendaciones de películas y series. Supe por mi amiga Ana que tenía una trayectoria teatral amplia, pero él no la mencionaba y, lo que era más extraordinario, se le veía genuinamente feliz de estar entre un grupo de aficionados.

En marzo nos anunciaron que montaríamos Baño de damas, de Rodolfo Santana. Su personaje era un travesti llamado “Gaviota”, y Jesús llegó al primer ensayo con un vestido rojo, tacones y peluca rubia, e hizo una representación emocionante que aplaudimos hasta que nos dolieron las manos. Porque nuestro Gaviota, Jesús Morillo, autodidacta y espíritu renacentista donde los haya, fue fundador, director, actor, dramaturgo, escenógrafo y figurinista de la legendaria Compañía Carrusel. Un colectivo puntero de teatro independiente cuya estética inusual, influida por Lindsay Kemp, tuvo mucho éxito en y fuera de Cádiz entre 1973 y 1984. La compañía, excepto en su etapa final, estaba compuesta solo por hombres, quienes también representaban los personajes femeninos, así que nuestro compa, en la piel de Gaviota, estaba en su salsa.

El 24 de abril Jesús ingresó al hospital y nunca salió. Tenía un cáncer que ya se había diseminado al momento del diagnóstico. Él declinó cualquier tratamiento agresivo y estableció que cuando el dolor no le diera tregua, quería la sedación. En el corto tiempo que estuvo internado, sumó importantes lecciones de cómo morir, a las lecciones de vivir que ya nos impartía con su mera presencia. Llegábamos en bandada a su habitación, donde siempre había familia o amigos, pero él sabía crear espacios de intimidad con todos. Escuchaba intensamente y compartía vivencias no con nostalgia, sino desde el agradecimiento. Así fue despidiéndose, con alegría.

El viernes 18 de mayo, sabiendo que le quedaba poco tiempo, le dimos la noticia de que inscribimos nuestra compañía como LaGaviota Teatro. Él lo agradeció en silencio, con su humildad característica. El domingo siguiente nos dejó su lección final y se marchó, grácil, como la gaviota que fue.

Queridos amigos y amigas. Siento deciros que hoy no me encuentro bien, que no tengo fuerza, lo cual os pido que me perdonéis si no puedo ponerme a vuestro alcance. Parto a un viaje deseado a encontrarme con seres que partieron antes que yo y que me hicieron la vida más feliz. Gracias por tanto amor recibido en estos días. Gracias por vuestra enseñanza. Ahora debo seguir el camino a solas y en paz. Gracias, gracias y gracias por todo. Os quiere, Jesús. 


Foto Bio

Maytee Agmeth Ortiz Pagán (Puerto Rico, 1975) Cursó estudios en Humanidades y Creación literaria. Actualmente disfruta del dolce far niente en las playas de Cádiz.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s