Los vestigios de la muerte

 

20180618_112121.jpg
Museo de la Ballena de New Bedford (foto del autor)

La muerte es una excelente herramienta para la preservación de la vida. Es la crueldad de la vida que tenemos; aceptarla o cambiarla es responsabilidad de cada uno. Recién leía el libro Sapiems de Yuval Noah Harari. En él el autor dedica un capítulo a describir cómo el ser humano ha sido la causa de la extinción masiva de especies. Matábamos especies enteras antes de construir comunidades de cien personas. Durante mi lectura no dejé de pensar en el lobo de Tasmania. Al terminar, repasé cada una de las extinciones que he leído en el periódico.

Apenas una semana después de haberme leído ese capítulo visité el Museo de la Ballena de New Bedford. He visto huesos que pertenecían a la fauna local. Pequeños. Indefensos. La mayoría olvidados en los caminos apartados de Patillas. En ese museo vi por primera vez los impresionantes huesos de una ballena. Esos animales son dioses del mar. Durante más de un siglo fueron cazados para hacer carne seca (beef jerky), zapatos, peines, herramientas, accesorios de vestir y aceites. La caza de cetáceos construyó una industria próspera que enriqueció a muchos puertos estadounidenses. Pueblos pequeños como New Bedford fueron, durante esta época de aventuras y asesinatos, una de las ciudades más ricas.

20180618_100646_HDR
Corazón de una ballena. Un niño puede arrastrarse a través de sus arterias (foto del autor)

Intentamos remediar lo que hicieron nuestros antepasados. El museo utiliza la educación como la herramienta fundamental para la protección de ballenas en el mundo. Esos vestigios son utilizados para concientizar a cientos de niños que visitan el museo durante todo el año; ellos aprecian la biología, historia y apreciación cultural de esos animales.

20180618_101842_HDR.jpg
Herramientas hechas con huesos de ballena y otros materiales (foto del autor)

La muerte es el ejecutor perfecto para las revoluciones sociales. En New Bedford apreciaron las muertes que su industria produjo en algún momento, recogieron su historia y la encasillaron como un recuerdo de actos atroces que no pueden repetirse.

Es cruel, es muy triste y ruego porque no se repitan. Debemos aceptar el pasado con el fin de corregir los daños.

El mensaje está llegando a la sociedad. Se crean propuestas ecológicas que promueven el buen uso de los recursos naturales. Hay grupos que debaten para la ganadería moral que garantiza una buena calidad de vida para el ganado que terminará en nuestros platos. No dejo de recibir notificaciones de The Ocean Cleanup para que apoye el recogido de plástico que cubre la superficie marina.

El futuro no está garantizado. Mañana hará más calor que hoy, y posiblemente el próximo verano haya sequía. Eso presumo, pero dejaré la meteorología para personas con el peritaje. Lo que sé con seguridad es que nuestro mundo está construido sobre los vestigios de la muerte. Ojalá podamos corregir nuestros errores.


33867816_2156125004400038_7439403722024681472_n

Gerardo A. Serrano es un orgulloso patillense que emigró a San Juan para realizar sus estudios universitarios en la Universidad del Sagrado Corazón. Graduado del bachillerato en Educación, y con una maestría en Creación Literarias en curso, Gerardo Serrano se encamina hacia el mundo literario.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s